La relación entre la autoestima alta y tener éxito en la vida

La relación entre la autoestima alta y tener éxito en la vida

11 septiembre, 2019 0 Por BuraCamarin

A pesar de que la palabra autoestima se refiere a la valoración que tenemos de nosotros mismos, también implica ser conscientes de nuestro alrededor. Tener una autoestima alta significa tener un buen concepto de ti mismo y de los demás. 

Es decir, no debemos confundir la autoestima alta con la prepotencia. La primera indica ser consciente de cuánto vales tú, de lo que eres capaz de hacer y de superar a cualquiera si te lo propones. Por otro lado, la segunda es solo sentirse superior a los demás y denigrarlos de forma constante.

Fuente: @Extractionco / Unsplash

 Las personas con más éxito tienen la autoestima alta

Tener una autoestima alta es fundamental tanto para el éxito personal como para el profesional, ya que te permite vivir mejor y te hace mucho más feliz que aquellos que se menosprecian a sí mismos. En lo personal, es vernos a nosotros mismos de la mejor manera posible y ver los retos y la competitividad como algo positivo. 

Esta visión de vida es mucho más agradable y también es el secreto detrás del éxito en el deporte, los negocios o cualquier otra área. Las personas que viven con esta perspectiva, no solo tienen habilidad para hacer lo que hacen, sino que creen en sí mismos y en sus ideas. Tal es el caso de personajes como Roger Federer, Bill Gates o Ed Sheeran.

Fuente: michaeldam / Unsplash

Características de las personas con autoestima alta

La autoestima alta es importante porque nos permite afrontar situaciones complicadas y reaccionar de una mejor manera a tales adversidades. Las personas con autoestima alta tienen un patrón en sus características. A continuación, les mostraremos las principales características de personas con autoestima alta.

  • Seguridad en sí mismas:

Uno de los aspectos positivos de este tipo de personas es la seguridad que tienen en sí mismas en el momento de afrontar una situación complicada en sus vidas, o alguna actividad que represente un reto personal para ellas.

  • Son personas eficientes:

Teniendo en cuenta que  las personas con un elevado grado de autoestima tienden a ser más competitivas, terminan por hacer esfuerzos mayores que la media en relación a las actividades que realizan. Esto se traduce en un alto grado de eficiencia y efectividad en muchos aspectos de sus vidas: trabajo, deporte, etc.

  • No temen al contacto social:

La gran mayoría de las personas con alta autoestima no les tienen miedo a las relaciones personales. Todo lo contrario; de hecho, disfrutan estando en situaciones donde pueden relacionarse con muchas personas.

Fuente: Mitchorr / Unsplash

  • Reconocen sus fortalezas y habilidades:

Tener una alta autoestima nos hace admirar nuestras propias virtudes, pero también nos hace capaces de reconocer los aspectos que podemos mejorar de nuestra propia personalidad.

  • Se involucran a fondo en actividades:

Cuando estas personas deciden que van a participar en alguna actividad, lo hacen porque de verdad están comprometidas con esa causa y por lo general quieren invertir en ello sus mejores esfuerzos para dejar su grano de arena.

  • Suelen ser autosuficientes:

El hecho de tener la autoestima alta hace que las personas prefieran estar cómodas. Ese deseo las lleva a buscar la manera de que su entorno siempre sea a gusto para ellas.

¿A qué edad tenemos la autoestima más alta?

Una investigación, realizada por expertos de la Universidad de Berna (Alemania), demuestra cómo varía la autoestima durante los años y cuál es la edad en la que mejor nos solemos valorar. Estos expertos afirman que cuando cumplimos 60 años es cuando tenemos la autoestima más alta. 

Fuente: @mccutcheon / Unsplash

Sin embargo, la misma comienza a aparecer entre los 4 y 11 años y se mantiene constante hasta los 15. Durante los siguientes años de vida, hasta alcanzar los 30, vuelve a crecer de manera considerable hasta llegar a su punto más alto, los 60. 

De ahí en adelante, nuestra autoestima empieza a disminuir debido a vivencias de la vejez como la jubilación, la pérdida de papel social, la soledad y posiblemente la viudez.