Cómo la adicción a los teléfonos inteligentes afecta la salud mental de los jóvenes

Cómo la adicción a los teléfonos inteligentes afecta la salud mental de los jóvenes

29 diciembre, 2019 0 Por BuraCamarin

No es secreto para nadie que existe una creciente dependencia a la nueva tecnología digital, tal como te informamos en uno de nuestros anteriores artículos. Lo que probablemente no conocías es cómo esta adicción a los teléfonos inteligentes afecta negativamente la salud mental de los jóvenes.

Vivimos en una era tecnológica en la que los niños y adolescentes adquieren aparatos inteligentes a edades cada vez más tempranas, lo que no hace sino contribuir a la expansión y fortalecimiento de esta dependencia.

Fuente: McKaela Lee / Unsplash

Estudios lo comprueban

Un estudio realizado por psiquiatras en el King’s College London, ha descubierto una variedad de síntomas que podrían indicar que un adolescente está adicto a su teléfono.

La investigación se trató principalmente de una observación a 42.000 jóvenes, el cual detectó que un 23% de ellos tiene un comportamiento que se refleja en ansiedad y desespero.

Fuente: John Tuesday / Unslash

Dichas actitudes pueden afectar incluso actividades educativas e interpersonales, ya que el joven adicto pierde el sueño y, al no dormir lo suficiente, disminuye su desempeño académico y su estado anímico se vuelve más irregular.

Un campamento para jóvenes adictos ha sido la solución en Corea del Sur

Corea del Sur es un país donde la tecnología digital evoluciona diariamente y forma parte del día a día de todas las personas, incluyendo a los niños. Según un reporte del año pasado, se contaron más de 140.000 jóvenes adictos al Internet.

Fuente: You X Ventures / Unsplash

Como solución al problema, diferentes centros de ayuda al joven adicto fueron abiertos para disminuir esos números. Por ejemplo, se creó un campamento donde los jóvenes asisten por una semana o un mes, dependiendo de la gravedad de su adicción, para alejarse del teléfono o de cualquier otro dispositivo adictivo y finalmente adquirir el control de su uso.

Si bien la entrada al campamento es un choque para ellos, pues lo primero que deben hacer es separarse de su teléfono, la distancia se vuelve fácil de llevar después de un tiempo realizando múltiples tareas. La finalidad de este campamento es conseguir que los jóvenes puedan vivir sin sus aparatos electrónicos o que, al menos, puedan controlar su uso.

Una joven de 17 años llamada Hawon, llegó al campamento adicta a YouTube. Ella cuenta que el estrés diario en Corea del Sur la impulsaba a usar el teléfono para distraerse. Sin embargo, esta distracción la llevó a una dependencia electrónica que la hacía sentir más feliz que lidiar con el mundo real.

Después de un tiempo en el campamento, Hawon ha adquirido más independencia, se llena de esperanzas en su capacidad de reducir el tiempo que pasa conectada, y espera dedicar su tiempo libre en compartir con su familia.

Los teléfonos no son el problema

Nicola Kalk, una de las autoras del informe de King’s College London expresa que: «Los teléfonos inteligentes están aquí para quedarse y hay necesidad de entender la prevalencia del uso problemático de los teléfonos inteligentes». Kalk aclara que los dispositivos electrónicos son necesarios y que sólo se debe cambiar cómo se usa.

La doctora además agrega que el aparato en sí no debería ser adictivo, sino las aplicaciones que se usan en él. Los jóvenes suelen utilizar los teléfonos inteligentes sin saber que están sufriendo de una adicción e ignorando cómo esto los afecta. Es por esto que Kalk insta a los padres a observar y medir el tiempo que sus hijos pasan con sus móviles. 

Sin embargo, los expertos resaltan la importancia de seguir realizando investigaciones al respecto en distintos contextos geográficos y a través de los años por venir, para así evaluar los efectos que la dependencia a los dispositivos portátales inteligentes causará en las generaciones más recientes (que, por ende, son más propensos a esta adicción).

Fuente: Rahul Chakraborty / Unsplash

Cómo identificar a un joven afectado por esta adicción

  • Si mira la barra de notificaciones a cada instante.
  • Si no puede salir de casa sin su teléfono.
  • Si muestra ansiedad y sudoración cuando el móvil no funciona.
  • Si siente cansancio corporal al no tener el aparato de manera prolongada.
  • Si se angustia al quedarse sin batería.
  • Si pierde sus horas de sueño por horas en su celular.
  • Si se irrita cuando una persona le pide o quita su teléfono.

Es necesario que haya un uso consciente de los dispositivos electrónicos para evitar caer en la adicción y tomar medidas de manera urgente para salir de ella. De otra manera, las consecuencias pueden ser lamentables.

¡Trabajemos en nuestro autocontrol!