Todos piensan que las bolsas plásticas son un grave problema ambiental, pero ¿de verdad son tan dañinas?

Todos piensan que las bolsas plásticas son un grave problema ambiental, pero ¿de verdad son tan dañinas?

2 enero, 2020 0 Por Mayerston Jimenez

Para nadie es un secreto que, hoy en día, enfrentamos un grave problema ambiental gracias a las bolsas plásticas. Todos, en algún momento, hemos usado y tirado de forma indiscriminada bolsas plásticas.

Por esta razón, los artefactos que un día nos sirvieron de medio para transportar nuestra comida, ropa o electrodomésticos terminan contaminando nuestras calles, ríos, mares, océanos o paisajes naturales.

Fuente: Morgan Vander Hart / Unsplash

La verdad sobre las bolsas plásticas

En este sentido, las bolsas plásticas representan un grave peligro para el medio ambiente. Pero, ¿cuál es la razón? Bueno, es que estos artefactos, aunque son muy útiles, una vez desechados tardan más de 4 siglos en degradarse y son la principal fuente de contaminación marina. Por lo tanto, afectan a animales, arrecifes y al medio ambiente en general. 

Sin embargo, ¿de verdad son tan malas las bolsas plásticas? Y si lo son, ¿por qué las seguimos usando? ¿no deberíamos empezar a usar otro tipo de bolsas? Son muchas preguntas, es cierto. Y te van a sorprender las respuestas.

Fuente: Brian Yurasits / Unsplash

Bolsas de papel

Puedes pensar que se trata solo de una broma, pero las bolsas plásticas se crearon en 1959 como una alternativa al gran consumo de papel de entonces. En esa época, las bolsas de papel tenían una demanda increíble a nivel mundial, pero su fabricación no era nada saludable para el medio ambiente. 

Para hacer las bolsas de papel, se necesitaba cortar muchísimos árboles; lo cual, obviamente, no era beneficioso para el planeta. Una bolsa de papel debía usarse tres veces para ser tan ecológica como una bolsa de plástico reciclada. Además, consumían más energía y agua y eran más pesadas, lo que las hacía más caras de transportar. 

¿Ya ves? Seguro pensabas que las bolsas de papel eran una mejor alternativa, pero no. Entonces, ¿qué opción nos queda?

Fuente: Radu Marcusu / Unsplash

Bolsas de algodón

Por otro lado, las bolsas hechas de algodón eran, incluso, más dañinas para el medio ambiente. Y es que para producirlas, se necesitaban cultivos de algodón que requerían grandes cantidades de agua para crecer. Además, debían usarse al menos 131 veces para que fueran tan buenas como una bolsa de plástico reciclada.

Por ese motivo, el sueco Sten Gustaf Thulin creó las bolsas de plástico en 1959, una alternativa aparentemente viable para solucionar el problema. Sin embargo, los seres humanos tenemos una tendencia a ser perezosos y no reciclamos las bolsas plásticas. ¿La consecuencia? Hoy en día, estas representan una gran amenaza para el medio ambiente. 

Entonces, ¿ni bolsas de papel, ni bolsas de algodón, ni bolsas de plástico? ¿Cuál es la solución?

Fuente: Ignacio F. / Unsplash

El problema con las bolsas plásticas

Sten Gustaf Thulin creó las bolsas plásticas más resistentes que las de papel, con la idea de que las pudiéramos usar una y otra vez. Sin embargo, nos volvimos perezosos y, en cambio, se nos hizo más fácil tirar la bolsa y usar una nueva. 

Por otro lado, tampoco depositamos las bolsas en un recipiente adecuado para que no terminen en lugares que puedan perjudicar el medio ambiente. De hecho, las tiramos en el primer lugar que encontramos y así contaminamos el planeta. 

Fuente: chrisyangchrisfilm / Unsplash

Una posible solución

A pesar de que las bolsas plásticas surgieron como una alternativa de reciclaje, su uso no ha sido el adecuado. Pues, la mayor parte de estas bolsas se usan solo una vez, no se reciclan y terminan contaminando los mares y océanos. Entonces, la solución no es buscar otra solución

Si le damos un buen uso a lo que ya tenemos, es decir, las bolsas plásticas, podríamos ayudar a conservar nuestro medio ambiente en un estado sano. Así que, corre la voz y recicla cuantas veces sea necesario, usa la misma bolsa una y otra vez.