Sandra, la orangután que ganó el derecho de «persona no humana»

Sandra, la orangután que ganó el derecho de «persona no humana»

9 enero, 2020 0 Por BuraCamarin

¿Los animales tienen sentimientos? ¿Se les puede tratar como a las personas? ¿Son conscientes de que estarían más felices en su hábitat natural? Estas son algunas preguntas que nos hacemos cuando tratamos con animales que se parecen a nosotros. Algunas especies, como los chimpancés y orangutanes, muestran grandes similitudes con los humanos en su estructura física y comportamiento.

Pero, debido a que no pueden comunicarse como nosotros, es muy difícil determinar qué tan similar es su conciencia a la nuestra. Sin embargo, existen animales como Sandra, la orangután que fue declarada “persona no humana”.

Fuente: Dawn Armfield / Unsplash

Persona no humana

Es un término legal que le otorga derechos a los animales que poseen una elevada capacidad cognitiva y notable inteligencia, en comparación con el resto de las especies. Está especialmente diseñada para intentar proteger los derechos de los chimpancés, orangutanes y restantes grandes simios.

Sandra es un orangután que nació en 1986, en un zoológico en la ciudad de Rostock, al este de Alemania. Fue vendida a Buenos Aires en 1995. Tuvo una hija en 1999, pero el bebé fue enviado a China. Después de eso, todo fue melancolismo y ella rechazaba a los demás orangutanes. 

Fuente: @jcotten / Unsplash

Una persona no humana según la ley: Sandra, la orangután

Gracias a sus grandes capacidades cognitivas e inteligencia, Sandra es reconocida como persona no humana por la juez Elena Liberatori después de que la solicitud haya sido rechazada en dos ocasiones anteriores. 

Liberatori dice que “los animales son seres sensibles y que el primer derecho que tienen es nuestra obligación de respetarlos».  No cabe duda que es una obligación, pero más allá de eso para muchos de nosotros es una satisfacción respetarlos y amarlos.

Centro de Grandes Simios, un lugar a gusto para Sandra

Sandra viaja a Estados Unidos por una mejor vida. Sin embargo, estará en cuarentena en el condado de Sedgwick en Kansas, para luego mudarse al Centro de Grandes Simios de Florida. Es un santuario de 40 hectáreas para orangutanes y chimpancés liberados de circos, zoológicos, laboratorios y colecciones de todo el mundo.

«Allí podrá pasar el resto de su vida en una situación más digna», dijo Liberatori. Ella decidió que el santuario sería la mejor opción para Sandra.

Este caso sienta precedente para otros por venir. Muchísimos más animales han sido retirados de su hábitat natural para servir de entretenimiento a los seres humanos. Pero este hito podría cambiar la historia.