Bura

¿No sabes qué carrera escoger? ¡No te limites! Una mente polímata no lo hace

¿No sabes qué carrera escoger? ¡No te limites! Una mente polímata no lo hace

Si alguna vez te has sentido presionado por encontrar el campo de especialización que mejor se adecúa a tus habilidades, no te sientas mal. Todos hemos pasado por eso en algún momento de nuestras vidas. Por ejemplo, yo no supe lo que quería estudiar hasta que ya lo estaba haciendo. Pero, ¡no es el fin del mundo! 

Es común pasar por un proceso de autoanálisis luego de dejar la secundaria, porque necesitas escoger bien la carrera que estudiarás en la universidad. Como es la carrera que te acompañará por el resto de tu vida, equivocarse no es una opción, ¿verdad? Sin embargo, tal vez necesites cambiar ese enfoque. ¿No me crees? Bueno, tal vez le creas a Albert Einstein y a Hedy Lamarr.

Fuente: Andrii Leonov / Unsplash

Einstein y la música

La mayoría de las personas conocen a Albert Einstein y sus aportes científicos. Sin embargo, la física no era la única cosa en la que era bueno. El creador de la teoría de la relatividad también se destacaba en la música, ya que tocaba y componía. 

En general, se relaciona la genialidad con la música y Einstein no era la excepción. A los seis años empezó a tocar el violín y a tomar clases. Pero, se aburrió muy rápido de los profesores.  Y es que la música y el violín le venían de forma natural. 

«No todo lo que se puede contar cuenta, ni todo lo que cuenta se puede contar – Albert Einstein» Fuente: Allie Smith / Unsplash

Hedy Lamarr

Actriz, ingeniera de telecomunicaciones e inventora, Hedy Lamarr fue una de las mentes más brillantes en la historia. ¿Por qué? Pues, se destacaba en distintos campos del saber. Fue más que una exitosa actriz de Hollywood que protagonizó muchas películas, entre las que destacan Camarada X, Cenizas de amor, Noche en el alma (1944) y Pasión que redime (1947).

Después de vivir con un hombre tan influyente en Europa (su primer esposo, Fritz Mandl) y experimentar los horrores en las guerras, Hedy se interesó en los temas de defensa nacional. ¿El detonante? Los alemanes atacaron un barco lleno de refugiados en 1940, cuando los Estados Unidos aún permanecían neutrales.

Este incidente hizo que Lamarr quisiera aportar su granito de arena, no solo como actriz, sino como inventora. Así, creó un sistema de comunicaciones en el que se basan todas las tecnologías inalámbricas de las que disponemos en la actualidad (WiFi). 

Fuente: Pixabay / Freepik

Una mente polímata

¿Todavía te quedan dudas de que puedes especializarte en muchas disciplinas? ¡Claro que se puede y hasta tiene nombre! A las personas como Einstein o Lamarr se les llama polímatas y una investigación revela que hay muchos beneficios en perseguir varios intereses. Pero, ¿qué es una mente polímata?

La definición del término sigue en debate, ya que no se sabe a ciencia cierta su alcance. Es decir, un polímata es una persona con muchos aprendizajes. Sin embargo, no se sabe qué tan avanzados deben ser esos aprendizajes y en cuántas disciplinas.

Según Waqas Ahmed, un polímata es aquel que ha hecho contribuciones significativas en al menos tres campos.

Fuente: Sharon McCutcheon / Unsplash

Polímata: ¿Se nace o se hace?

Esta interrogante se ha producido en muchas áreas del saber. Por ejemplo, ¿un futbolista, un ajedrecista, un científico, un mecánico o un constructor nace o se hace? Así como esta pregunta se aplica a las profesiones de forma individual, ¿por qué no aplicarla para el campo que aborda varias disciplinas? ¿El polímata nace o se hace?

Partiendo de la conclusión de Waqas Ahmed en su libro, The Polymath, un polímata se construye con mucho esfuerzo. La mentalidad abierta y la curiosidad son esenciales, ya que te llevan a descubrir y aprender cosas en un territorio desconocido. Por otro lado, Ahmed también dice que el talento natural ayuda mucho.

En otras palabras, si de verdad te interesa ser un polímata, puedes serlo con mucho esfuerzo. Las personas que se proponen algo siempre lo logran. ¡Anímate! 

Fuente: Finding Dan | Dan Grinwis / Unsplash

Beneficios de ser polímata

Entonces, la posibilidad de ser polímata no solo te libra de la tediosa tarea de elegir una especialidad profesional entre las miles que existen. En definitiva, tiene muchos beneficios adicionales. Por ejemplo:

  • Tu cerebro no alcanzará ese nivel de fatiga que sienten las personas que solo se enfocan en una sola cosa. Cambiar entre diferentes tipos de tareas puede, por lo tanto, aumentar la productividad general.
  • Cuando una persona maneja una sola disciplina, en algún punto deja de aprender de manera eficiente. Por el contrario, los polímatas pueden cambiar de actividades para evitar eso y hacer un mejor uso del tiempo.
  • Dominar varias disciplinas como el deporte y la música, ayudan a evitar la saturación cognitiva. Ya que sabes que estás usando tu cerebro con la máxima eficiencia en cada dominio. 
Fuente: maria_sbytova / Freepik

Así que deja de lado las presiones sociales y analízate desde un nuevo enfoque. ¿Eres bueno en matemáticas, tocas el violín y hablas varios idiomas? Tal vez eres un polímata y no lo sabías. ¡Así que no te limites! 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: