Bura

Instagram modifica las propiedades de las fotos que decidimos publicar

Instagram modifica las propiedades de las fotos que decidimos publicar

Instagram es una de las redes sociales más populares del mundo y, actualmente, cuenta con más de 1000 millones de usuarios que comparten contenido diariamente. Sin embargo, se ha confirmado que Instagram modifica las propiedades de la foto que decidimos publicar.

Fuente: Omkar Patyane / Pixels

Como fotógrafos profesionales

Desde que Instagram llegó a nuestros teléfonos celulares, tal vez más de uno se ha sentido como un fotógrafo profesional al usar la aplicación. Y es que esta red social no ha dejado de ser atractiva para todo tipo de público, sean fotógrafos, fanáticos, influencers o la misma vecina que promociona sus postres.

¡Más políticas de seguridad para los pequeños en Instagram!

En cualquiera de los casos, siempre queremos que nuestras publicaciones tengan una apariencia agradable, es decir, que parezcan naturales y que se vean estéticamente presentables para causar la mejor impresión en la red social. No obstante, las fotos que subimos a la plataforma no son exactamente las mismas que se ven en el resultado final. Estas pierden calidad cada vez que son publicadas y ni cuenta nos damos.

Intervención de algoritmos

Lo que realmente sucede es que la aplicación activa algunos algoritmos de compresión de imagen para que millones de publicaciones diarias no pesen tanto como lo harían las imágenes originales en un ordenador. 

Estos algoritmos operan de manera tan efectiva que ni siquiera lo notamos. Además, la aplicación suele ser usada en teléfonos, lo que evita que la imagen muestre cada detalle de manera minuciosa.

Autorretrato irreconocible

Para comprobar este efecto, y no precisamente de diseño, el fotógrafo  austríaco, Janick Entremont, decidió hacer un experimento a finales de 2019. El joven creó una cuenta alterna en Instagram con el nombre de facetinction que, según las palabras en inglés que lo conforman, se refiere a una extinción del rostro.

Seguidamente, Janick se tomó una foto y la publicó en la nueva cuenta. Luego realizó una captura de pantalla de dicha foto y la subió por segunda vez. El fotógrafo repitió el ejercicio una y otra vez hasta conseguir 340 publicaciones de la misma foto pero con resultados diferentes.

Aunque el número de publicaciones es bastante alto, el cambio ya era notorio apenas en la publicación número 7. Después de 340 veces, la transformación de la foto original logró desvanecer por completo el autorretrato del fotógrafo.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

1

Una publicación compartida de A (con)temporary portrait. (@facetinction) el

Esta es la primera imagen publicada, donde no se notan los cambios de los algoritmos.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

80

Una publicación compartida de A (con)temporary portrait. (@facetinction) el

Esta es la publicación número 80 de la misma imagen, donde gran parte del rostro desaparece.

Baja calidad de imagen

Gracias a facetinction, podemos darnos cuenta de lo que realmente sucede con la calidad fotográfica de los memes que siempre vemos en las redes, esto es, poseen una calidad de imagen muy baja. El alto número de publicaciones de la misma imagen en Instagram revela la intervención de sus algoritmos. 

Este efecto en la imagen es llamado generation loss o pérdida generacional en español, en el cual cada copia de la imagen original porta una menor cantidad de kilobytes que la anterior.

Janick considera que “el proyecto es relevante en muchos niveles” y señala “el manejo de nuestra información digital online u offline”, pues siempre esperamos tener el control total de los archivos que publicamos. La identidad y apariencia de muchos podrían estar en juego con cada publicación, sobre todo la de aquellos a quienes realmente les importa cómo lucen frente a su público.

Por cierto, este GIF animado nos muestra el cambio de la imagen desde la primera hasta la última publicación. 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Janick Entremont (@janick.entremont) el

A pesar de que a simple vista no notamos el cambio, la calidad de nuestras fotos está siendo afectada para ahorrar espacio, ¡pues así sucede en Instagram! Con los resultados de este experimento surgen interrogantes sobre qué otras cosas podrían cambiar (sin nosotros saberlo) en el contenido que publicamos en Internet o si realmente vale la pena invertir tiempo y dinero en alta definición.

Si la aplicación solicitara tu permiso, ¿dejarías que afectara la calidad de tus fotografías?

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: