Bura

La «magia» de los niños actores: adiós baja autoestima

La «magia» de los niños actores: adiós baja autoestima

¿Alguna vez has observado que los chicos con poca edad por lo general son más extrovertidos? Los niños son actores naturales, así que posiblemente no necesitan aprender ninguna técnica para expresarse de forma genuina y orgánica en el día a día. Sin embargo, una vez que pueden entrar en la piel de un personaje, inician un camino hacia el empoderamiento infantil.

El teatro se considera la casa matriz de las artes escénicas. Es una disciplina artística que produce aprendizaje constante para los que la desarrollan. En el caso de los niños, se trata de aprendizaje a través del juego, ya que les ofrece un instrumento para descubrir, mejorar y convertir falencias en áreas de oportunidad.

Aspectos positivos del teatro para los niños

Cuando el infante adquiere herramientas interpretativas no quiere decir que sea o decida convertirse en actor. Aunque ciertamente esto puede permitirle desempeñarse de forma adecuada en diferentes escenarios de vida, ya que le ayuda a tener mayor autoestima, más seguridad y mejor manejo de sus emociones. Definitivamente, son herramientas que pueden incidir positivamente en su crecimiento.

Actuar puede ser un juego para los niños y esto les permite disfrutar más el proceso de interpretación. Nancy Lagos, psicóloga especializada en técnicas de educación infantil, afirma lo siguiente: «Lo increíble del juego en la infancia es que los niños no necesitan aprender a jugar ya que es algo innato. Por mucho que nos empeñemos, por mucho que queramos, el juego es algo espontáneo, que surge de dentro del niño y que a pesar de cualquier dificultad que le impongamos, buscará la manera de jugar”.

Esto provoca que los niños, más allá de preocuparse por buscar la información, puedan emplearla de forma natural a través del juego. Gracias a esto, absorben todos los conocimientos de forma más eficaz.

Las artes escénicas contribuyen al empoderamiento infantil

  • Empoderamiento infantil 

Un niño que es capaz de interpretar a un personaje está dejando atrás miedos e inseguridades. Al mismo tiempo adquiere mecanismos que le permiten mejorar sus habilidades para socializar y también crea empatía, ya que a medida que se conoce a sí mismo, se prepara para conocer y relacionarse con los demás.

Si el niño es feliz, será mucho más seguro de sí mismo. En este sentido, el empoderamiento infantil lo ayudará a ser un adulto comprometido, enfocado y con mejores relaciones interpersonales, ya que emplear el aprendizaje a través del juego también abre las puertas para la creación de vínculos afectivos.

La actuación mejora el autoestima en los niños

  • Una profesión para la vida

Titularse en esta disciplina puede tomar la misma cantidad de años que una licenciatura en otras áreas. Sin embargo, por lo general un actor es sensible, apasionado y disfruta la felicidad en su arte. Así que si un niño manifiesta su deseo por ser actor no está eligiendo mal, posiblemente ha identificado un instrumento para empoderarse y desarrollar aptitudes que serán funcionales a corto y a largo plazo.

La  actuación como herramienta para el desarrollo y empoderamiento infantil se ha avalado por estudios científicos, experimentos sociales y profesionales cualificados. Existen actores de profesión que descubrieron el inicio de su pasión gracias a un juego de infancia.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: